Desde hace unos años, Cataluña ha comenzado a ser un referente en la guitarra con las nuevas generaciones de talentos que salen de las escuelas y conservatorios profesionales. Darío Barroso es uno de ellos. Formado en el Conservatorio Profesional de Música de Tarragona y actualmente en el Conservatorio Superior de Música del Liceu, con tan solo 19 años ya ha ganado importantes premios internacionales y su progresión con el instrumento augura uno de los grandes emergentes en el noble arte de la guitarra clásica.

Pudimos disfrutarlo en el Auditori Municipal de Música de Montcada i Reixac, una de las poblaciones que se ha volcado en la promoción de jóvenes músicos, que colabora anualmente en el Certamen Llobet como Premio del Público. El pasado sábado, 5 de abril, realizó un concierto donde demostró su virtuosismo y prometedora valúa artística. Obras de Dowland, Scarlatti, Granados, Rodrigo y Brouwer, defendidas con gran virtuosismo conjugaron con la calidez del “Homenaje a Víctor Jara” de Miguel Ángel Cherubito y como bis “Lágrima” de Francisco Tárrega.