Un año más, el Museu de la Música y el Auditori de Barcelona volvieron a ser los escenarios de elegancia sonora transmitida por el instrumento de la guitarra. Celebrado entre los días 5 y 8 de noviembre, se desarrolló la duodécima edición del Certamen Internacional de Guitarra de Barcelona con una participación extraordinaria de 16 participantes de 12 países (Alemania, Argentina, Colombia, Costa Rica, Cuba, Francia, Holanda, Italia, Reino Unido, Chile, China y España) y que interpretaron con instrumentos de gran categoría de 13 constructores.

El Jurado, que tuvo una tarea ardua de complicada decisión, compuesta por la cellista y pianista rusas, Svetlana Tovstukha y Olga Kobekina, los guitarristas Piero Bonaguri, de Italia, y Marcos Puña, de Bolivia y como presidente a Carmen Bustamante, quien anunció el acta de deliberación de los premiados.

La entrega se inició con el premio honorífico “Toda una vida por la guitarra” al maestro alemán Wolf Moser, por su dedicación plena a la investigación de los grandes cultores de la guitarra y por evitar el exilio del fondo Llobet, hoy custodiado por el Museu de la Música de Barcelona. El primer premio y ganador del certamen recayó en el músico cubano afincado en Barcelona, Alí Arango. Como segundo premiado fue otorgado al joven inglés, Sasha Savaloni, quién también recibió los premios especiales del público y de la Associació Catalana de Compositors. El tercer premio fue para la guitarrista francesa, Claire Sananikone. Finalizaron con la premiación de la mejor interpretación de las obras de Miquel Llobet para el destacado guitarrista chileno Gian Carlo Scevola y el mejor catalán clasificado fue para el joven virtuoso Ferran Talarn.