Vamos a explicar algunas historias y anécdotas sobre las obras a interpretar en el Certamen Llobet de este año:

«La filadora» (hiladora), obra popular catalana que armonizo Miquel Llobet en 1918, fue una canción creada para dar ritmo a las jornadas laborales con las máquinas de hilar, tradición textil extendida por todo el territorio catalán. Antiguamente la intervención de los niños en estas jornadas era habitual y su sistema de pedales hacia el trabajo monótono y agotador. El canturreo de melodías musicales fue la formula de pasatiempo para las largas jornadas. Su trascendencia actual se debe a que es una canción típica utilizada a nivel pedagógico en las escuelas infantiles.

Esta obra fue también denominada popularmente como «La gandula», satirizada en teatro, la letra explica la historia de Maria, de 15 años hija de un agricultor, que lo le gustaba hilar. Pero una noche de navidad conoce al joven Joan, de quien se enamora y para ganar su amor le teje unas sabanas y camisas increíblemente trabajadas, pasando a ser una de las mejores hiladoras.

Imagen: Maqueta de una máquina de hilar (S. XVIII-XIX) Fuente: enciclopedia.cat